Verónica Vázquez

Verónica Vázquez

In Bailarines by Mariano Valbuena

En la vida de una milonguera, el tango tiene un lugar preponderante. Para la bailarina Verónica Vázquez esa regla no es la excepción y en esta charla vemos cómo el tango la quema en su llama.

Hice de mi pasión mi vida


Hay quien opina que algunas bailarinas dejan de tener brillo propio cuando se separan de su pareja de baile. En cambio Verónica puede bailar y adaptarse a cualquier pareja y conservar su personalidad, chispa, energía, sensualidad y picardía.



¿Qué cambió en el público de hoy en relación a 15 años atrás?

El público del tango creció muchísimo y hay más gente joven que baila y escucha tango. Eso influye en la variedad de propuestas y en que algunos códigos tradicionales se adaptan a la juventud actual. También hay mucho más acceso que antes a música, videos e información por lo que es más exigente.

¿Cómo percibís que el tango es un lenguaje vivo?

Porque es lo que somos, sufrimos, amamos, añoramos y odiamos. El tango nos refleja muy profundamente a los seres humanos y su baile nos deja hacer fluir esas emociones y compartirlas con otro ser. Eso no tiene que ver con dónde naciste o qué edad tenés. El tango te espera como dijo Troilo.

¿Cuáles son los puntos que se transmiten en el crecimiento?

Aprender la esencia, lo oculto que tiene que ver con ideas, sensaciones, lenguaje, códigos y sentir. Luego no ser esclavo de formas, tratar de despojarse de preconceptos, dudar, replantearse, investigar y analizar. Ser fiel a uno mismo. Entender que hay modas pero no son verdades absolutas.

¿Hacia dónde evoluciona el tango bailado?

Lo sabremos con el tiempo. Siempre se avanza en diversas direcciones, se fusiona, prueba y se vuelve al origen, depura y comienza el ciclo nuevamente. La técnica y pedagogía es lo que más evolucionó para mí. Lo difícil es que la técnica a veces no da lugar a estilos y personalidades. Para mi estaría bueno que sea un medio para un fin pero no el fin en sí mismo. Que cada bailarín trate de encontrar el movimiento propio, el que le es natural y no de la copia.

¿Cuál sería tu balance de estos últimos años?

Completamente positivo. Hice de mi pasión mi vida. Bailo desde hace casi 20 años y en los últimos cinco lo elegí como mi profesión. Fue la mejor decisión que tomé. Conjugué lo que amo en mi forma de vida: bailar, viajar, enseñar, aprender idiomas, conocer nuevas culturas. La búsqueda constante.

¿Qué sentís en general al ingresar a una milonga?

Que estoy en mi casa.



Publicado en | Published in


Tango Revista Magazine

Revista | Magazine Nº 255 (MAR 2016)
COPYRIGHT: © Tangauta 2016
TEXTOS: Guillermo Chulak
FOTOS: Cortesía de V. Vázquez