Tango Negro

Tango Negro

In Misceláneas by Mariano Valbuena

Tango Negro es un espectáculo lleno de fantasía onírica. Sólo hace falta abrir las puertas de la percepción frente a cuerpos fluorescentes sobre un escenario negro, posible gracias a la tecnología de la luz ultravioleta.

No me permito la vida sin vuelo


El empleo de una técnica en cierto punto surrealista se mezcla con un elenco de muy buenos bailarines y bailarinas (que representan más del 50 por ciento de la coreografía), profesores de tango del Estudio Dinzel y asimismo, actores formados con Norberto Trujillo,



que transmiten en su máxima expresión el lenguaje milonguero, ligado al poético de textos de tangos de Homero Manzi, Discépolo, Carlos Gardel junto a poemas de Oliverio Girondo.
En ésta, la tarea que lo absorbe en los días que corren, El Tangauta habló con su director, Norberto Trujillo, sobre su trabajo creativo en el grupo que hace Tango Negro.

¿Cómo surgieron las escenas de Tango Negro?

Las historias se suceden, recordando códigos en, perdón la modestia, una puesta en escena formidable cuya impronta es el teatro negro y estética cinematográfica del cine mudo (todo un homenaje a Chaplin), en su comunión con la danza del tango. Eric Dinzel, ayudó muchísimo porque está impecable y genial en su doble rol de bailarín y coreógrafo, logrando que se luzcan en el escenario, con la magia y sensualidad que caracterizan nuestro tango, cada una de las cinco parejas desplazándose por diferentes sitios de luces y sombras sobre las tablas. Esto hace que un espectáculo como éste conserve su frescura.

¿Y por qué elegiste esta técnica?

Intenté trabajar sobre la imaginación y hace tiempo que tenía en la cabeza el Teatro negro de Praga, y lo relacioné con la música de nuestra ciudad, pensando que tendría vuelo propio. El bandoneón, violín, instrumentos que vuelan, son como un sueño; pensar que los objetos vuelan es como querer hacer realidad el juego del chico que, mirando un objeto cualquiera, descubre un sinfín de utilidades y hasta lo transforma en otra cosa totalmente diferente. Nuestro trabajo tiene que ver con imágenes de sueños.

¿Variaron los temas que abordan los nuevos montajes sobre tango?

Los temas no variaron tanto, lo que varía es la mirada del director, por lo menos en mi caso. Respecto al tango, tengo una mirada diferente… no tan machista, sino más amorosa. Dicen que tengo una mirada femenina en mis puestas en escena, más sensible. Acá el rol de la mujer es maravilloso, la mujer es quién rescata al hombre, y en mis clases los guapos quedan poco menos que estúpidos.
Y no me permito la vida sin vuelo. Y volé mucho con esta obra. Girondo es un poeta ideal para este espectáculo. Y el teatro siempre es una ilusión. Todo surgió porque mis alumnos de teatro me propusieron montar un espectáculo, y venía con lo de teatro y Chaplin, que además era un bailarín maravilloso, y pensé en él bailando un vals, y que sería espléndido. Y tango negro porque me interesaba el blanco y negro como lenguaje – salvo los vestuarios finales de colores – pero blanco y negro también son las notas musicales, teclas del piano; además me gusta la fotografía blanco y negro. Es así que los actores/bailarines se prodigan en gestos, muchos de éstos tomados del mundo del cine mudo, todos expresados con refinamiento.

¿Qué es lo fundamental en Tango Negro?

La poesía y simbolismo. Tomando cada escena y elemento de la obra, podes hacer una obra completa de teatro negro, otra con texto de tangos, otra con lo chaplinesco, y otra con sombras. Vamos por Tango 2. Estoy armando otro proyecto con esta misma estética, con sombras y otra dinámica y contenido. El actor jugando con su propia sombra. Todo surge de leer a Girondo, y como dice Yupanqui nuestra sombra a veces sigue y viene detrás, pobrecita cuando muera, con quién andará.


Para redescubrir el asombro

Norberto Trujillo hizo tragedias griegas, dirigió Severino Di Giovanni, cuatro años en cartel con críticas maravillosas. Las Troyanas y muchas otras, y hasta dirigió en provincias. Fue docente en Pringles, Laprida, Lamadrid, y es docente del Centro de Estudios de Buenos Aires, y a su vez, se formó con Gandolfo. Actor y director formado también con Roberto Durán. Docente de teatro en CETBA –la Universidad del Tango-. Trabajó como actor en: Tita junto a Nacha Guevara, Metejón, guarda con el tango (Nominado a los premios ACE), Romeo y Julieta y Sueño de una noche de verano – Shakespeare – Taller de Garibaldi, entre otras. Como director teatral: Severino, la otra historia, Hamlet y Hamlet, El médico a palos, etc.
Los intérpretes son Intérpretes: Hernández Daniela; Claudia Knittel; Flavia Kohut; Carola Majur; Celeste Voria; Fernando Augusto; Héctor Díaz; Eric Dinzel; Mauro Holzmann; Devin Ng.
Y una vez más la propuesta es el tango como expresión artística en conjunción de técnica y búsqueda expresiva. Así, el elenco profesional seduce con lenguaje corporal, especialmente, por la energía interior de cado integrante y tango en las venas.



Publicado en | Published in


Tango Revista Magazine

Revista | Magazine Nº 255 (MAR 2016)
COPYRIGHT: © Tangauta 2016
TEXTOS: Guillermo Chulak
FOTOS: Cortesía de Tango Negro