Quinteto Negro La Boca

Quinteto Negro La Boca

In Músicos by Mariano Valbuena

Con la necesidad de dar cuenta de un fragmento de la historia como Taki Ongoy de Víctor Heredia y Bandidos Rurales de León Gieco, Tangos libertarios es la nueva propuesta discográfica que presenta el Quinteto Negro La Boca (QNLB).

Ópera anarquista


Este tercer trabajo del QNLB es una obra conceptual con temas originales compuestos en su mayoría por el escritor e historiador Osvaldo Bayer y el director del quinteto, Pablo Bernaba que giran alrededor de la historia del anarquismo.



Tangos libertarios nació a partir de una milonga en homenaje al anarquista Severino Di Giovanni. El proyecto creció y se transformó en este álbum de once canciones y un texto introductorio, que explora el anarquismo en Argentina, los albores del movimiento obrero nacional y sus figuras más prominentes. Bernaba lo explica así:
Tangos Libertarios funciona como una ópera anarquista. Con letras de Osvaldo Bayer y música del QNLB, este trabajo recorre la vida de luchadores sociales libertarios (previos a la década del 40) y si bien se asienta principalmente sobre el tango, también atraviesa otros géneros como la murga, la música contemporánea, el rock y el rap. Además de contar con la pluma de Osvaldo Bayer, Tangos Libertarios cuenta con la participación de numerosos músicos y cantantes y la participación especial del dibujante “Rep” en el arte de tapa.

El QNLB, agrupación musical y colectivo cultural que impulsa una escuela, varios festivales de tango, y la edición de sus propios discos y dvd, está integrado por Pablo Bernaba (dirección y 1° bandoneón); Damian Pais (2° bandoneón); Santiago Cursach (guitarra); Oscar Pittana (contrabajo) y Mariano Barreiro (piano).
Participan en Tangos libertarios: Osvaldo Bayer, Pablo Agri, Agustín Guerrero, Malena D’Alessio (ex Actitud María Marta), Limón García, Murga Falta y Resto, Rubén Lobo, Gustavo Arch, Victoria Di Raimondo, Natalí Di Vincenzo, Lucas Furno, Dema, Orquesta Típica Pedro Laurenz, Tangópolis, Andrés Vázquez, Cholo Castelo, Rodrigo Perelsztein, Hernán Fernández, Federico Arceno, Silvio Yapura, Andrés Heyn, Lucas Pereira y Rodrigo Candia Leal.

Historias para escuchar

Severino (Milonga)
Música | Music: Pablo Bernaba • Letra | Lyrics: Osvaldo Bayer • Voz | Voice: Hernán Fernández


Chau Falcón, gracias Simón

El 1 de mayo de 1909 se realizaba una de las manifestaciones más grandes de la historia argentina: setenta mil obreros marcharon hacia el Congreso para recordar a los mártires de Chicago. El coronel Falcón, jefe de policía, ordenó reprimirlos cuando llegaron a la Plaza Lorea, a sablazo y balazo limpio, aún no se sabe el número exacto de muertos. Meses después, el anarquista Simón Radowitzky asesina a Falcón con una bomba. Simón pasó veinte años en el penal de Ushuaia. Lo liberaron los obreros con la amenaza de una huelga total, Yrigoyen le dio la libertad y lo expulsó al Uruguay.

Patagonia Rebelde

En 1920, los peones rurales de Santa Cruz declararon la huelga de brazos caídos. Los estancieros recurrieron al presidente Yrigoyen, quien envió al 10 de Caballería a terminar con el paro. El Teniente Coronel Varela llegó y ordenó un convenio que dejó contentos a todos.
Cuando se retiró, los estancieros no cumplieron con lo convenido y las peonadas nuevamente declararon la huelga. Yrigoyen ordenó al Ejército fusilar a los huelguistas que se nieguen a trabajar. Fueron asesinados 1.500 peones. La mayor tragedia de nuestro movimiento obrero.

El gaucho Facón

“Facón Grande” fue un gaucho entrerriano que en las huelgas patagónicas de los años 1922-22 salió en defensa de las peonadas huelguistas. Derrotó en Jaramillo a las tropas del 10 de Caballería, fue atraído por el Teniente Coronel Varela para firmar la paz y cuando se presentó, fue traicionado y fusilado. Pasó a ser el héroe de la gente humilde patagónica y tiene un monumento en Santa Cruz.

El vengador

El anarquista alemán Kurt Gustav Wilckens fue el vengador de los peones rurales fusilados por el Teniente Coronel Varela y su regimiento en la Patagonia. Wilckens sostenía que cuando no hay justicia, el pueblo puede hacerse justicia por su propia mano. Y así lo esperará en Palermo, el 27 de enero de 1923, a la salida de la casa del militar y primero le arrojará una bomba y luego le descargará su arma de fuego, el militar murió en el acto. Wilckens, muere asesinado en la cárcel. Y los anarquistas siempre lo titularon “Héroe del pueblo”.

Severino

Severino Di Giovanni creía que a la violencia del poder político, militar y policial había que combatirla con la violencia desde abajo. Asaltos, atentados, bombas, ésas fueron sus armas. Fue fusilado por la dictadura militar de Uriburu. Al morir gritó con todas sus fuerzas: “¡Viva la anarquía!”.

Cara mía

América Scarfó fue la joven amante de Severino Di Giovanni, quien lo acompañó a lo largo de toda su vida. Al día siguiente que fusilaron a Severino, también fue ejecutado por los militares su hermano Paulino Scarfó. América no abandonó nunca sus ideales libertarios: fue editora de libros anarquistas y puso una librería céntrica en Buenos Aires que le dio fama de luchadora por la Igualdad y la Libertad.

Mano Abierta

“Mano Abierta” se denominaban los anarquistas expropiadores, es decir, anarquistas que asaltaban y robaban a bancos, empresas y familias ricas para repartir ese dinero entre los pobres, o para editar libros o revistas con esa ideología. Actuaron en la década del veinte del siglo pasado. Algunos de ellos fueron muertos por la policía y otros pasaron largos años presos en la cárcel de Ushuaia. Los más notables fueron Miguel Arcángel Roscigna y Severino Di Giovanni.

Las putas de San Julián

Cuando terminaron los fusilamientos de los peones rurales patagónicos, en 1922, el Teniente Coronel Varela dio permiso a sus soldados para concurrir a los prostíbulos. El 17 de febrero de ese año, los únicos que reaccionaron contra los fusilamientos de las peonadas fueron las cinco prostitutas del prostíbulo “La Catalana”, que se negaron a atender a los soldados, al grito de “¡asesinos, basuras, con asesinos no nos acostamos!”. Los soldados quisieron entrar a la fuerza con las bayonetas, pero las prostitutas se defendieron con palos y escobas. Los soldados fueron vencidos y se retiraron. Las mujeres fueron llevadas presas y expulsadas de San Julián.


Publicado en | Published in


Tango Revista Magazine

El Tangauta Revista | Magazine Nº 250 (OCT 2015)
COPYRIGHT: © Tangauta 2015
AUDIO + FOTOS: Cortesía de Quinteto Negro La Boca