Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco

Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco

In Bailarines by Mariano Valbuena

Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco construyeron una carrera continua y coherente sostenida desde hace ya varios años y ahora también en el cine, Jimena, amplía límites visuales del tango siempre siguiendo ese pulso interior que dicta un mensaje artístico.


¿Cómo se conocieron?

Jimena Hoeffnr: Fue un domingo, día de la madre lluvioso en La Viruta; fuimos cada uno por su lado, y ahí bailamos por primera vez, charlamos un poco de lo que hacía cada uno, y al tiempo formamos pareja de baile. Antes Fer hacia escenario y yo salón y viajaba. Nos encontramos cuando yo estaba sin pareja y él ya con sus últimos trabajos con su pareja de ese entonces. Fue un buen momento para conocernos.
Fernando Carrasco: Si, en 2012 Llovía y no había salido nadie. Fui con un amigo y la cabeceé a Hoeffner.

¿Por qué empezaron a bailar tango?

JH: Empecé a los 18. Mi mamá en realidad tomaba clases y me sugirió que estaba bueno, y a partir de ahí arranqué y no paré; me gustó, me sentía cómoda, y sentía que era mi medio de expresión para comunicarme. Fue algo muy lindo, cuando uno encuentra su pasión ya esta, te quedas ahí.
FC: Para hacerle el aguante a mi abuela, que la invitaron a bailar tango y no se animaba a ir sola. Ella me metió acá y después no salí más.


Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco
8° Misterio Tango Festival
Bailan: Los Mareados (Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo)
Versión: Orquesta Color Tango


¿Qué hace falta para bailar desde su perspectiva?

JH: Ganas, inspiración, motivación, creatividad, y una palabra ya muy trillada: “personalidad” y eso es una búsqueda constante y trabajo personal que después se refleja en tu baile, falta confiar más en lo que uno hace y enfocarse en eso, sin distraerse con lo que pasa alrededor.
FC: Corazón, música y una pareja.

¿Cuál es su búsqueda?

JH: Siempre fue ser pareja, que eso engloba muchas cosas, ser verdaderos y auténticos, eso tiene que ver con conocerse también mucho y saber qué cosas tenes para dar y qué tiene el otro, nos gusta mucho improvisar. Estudiamos movimientos y técnicas además. La búsqueda no se termina y eso es apasionante.
FC: El tango me enamora porque su búsqueda es infinita, y como artista también quiero eso. Mi búsqueda está en la superación artística y personal. La búsqueda está en la felicidad de cada uno.

¿Con quiénes se formaron?

JH: Con un montón de maestros desde Miguel Angel Pla y Ernesto Nanni, Jesús Velázquez, estuve en el ballet escuela donde había un sinfín de milongueros. Después con Sabrina y Rubén Veliz que nos ayudaron como pareja en nuestro crecimiento, ellos marcaron un antes y después y también otra bailarina importante fue Alejandra Gutty.
FC: Con un montón de ¡maestros y maestras! También con colegas, amigos y compañeros de trabajo, en milongas, en la calle, estudio y ¡universidad! Si nombro a una sola persona seria injusto con el resto: todos siempre me aportaron un montón. Quienes más marcaron son las personas que más amaban al tango. Rodearme de tangueros me formó mucho.

¿Proyectos?

JH: Superarnos en lo profesional y personal, crecer como pareja con nuevos desafíos, seguramente el año que viene volveremos con Sed de Campeones un ciclo de clases en agosto, para participantes del mundial y todo aquel que quiera aprender.

¿Dónde trabajan hoy?

JH: Recién llegamos de viaje. Damos clases en Buenos Aires y en festivales en Argentina y el exterior.

¿Qué otra rama del arte les gusta?

JH: Cine y fotografía.
FC: Crear, armar, inventar, solucionar, reciclar, pintar. Y el arte de las plantas me interesa mucho.

¿Sueños pendientes?

JH: ¡Sí! ¡Muchos! Que respeten la cultura de las milongas y espacios donde hay tango y no las cierren ni clausuren.
FC: Si, que al tango le den el merecimiento en la educación de nuestro país, y respeten templos milongueros.

CINE: Por unos zapatos

Todo el que baile estará en función y supeditado a ese cosmos que es la pista en Un Tango de Película, proyecto audiovisual concebido por Elina Roldán para documentar y preservar el aporte de un grupo de bailarines que 30 años atrás se formó junto a grandes milongueros surgidos durante la década del 40, también conocida como “la época dorada del Tango.”

Una serie de cuatro cortometrajes narrados en clave de ficción testimonian la dimensión cultural de ese legado y su impacto en la evolución y posterior difusión de la danza porteña en el mundo. 

Por unos Zapatos es el tercer mediometraje que ya empezó a rodarse con la intención de estrenar en febrero de 2017. La historia focaliza en la juventud milonguera que hoy llena las pistas. Protagonizado por Jimena Hoeffner como bailarina principal, la historia transcurre en una milonga de Buenos Aires y gira en torno a unos zapatos mágicos que alguien dejó olvidados en el baño de mujeres, con una carta. Una dama los encuentra, los zapatos desaparecen, y todos los parroquianos se vuelven sospechosos y testigos. Solo al final se sabrá quién es el ladrón.

Al elenco se suma el actor Marcelo Mazzarello, y 20 parejas de prestigiosos bailarines invitados. Con subtítulos en inglés, español, italiano y francés este nuevo film busca financiarse mediante crowfunding o fondo voluntario de colaboración. 

PUBLICADO EN | PUBLISHED IN

REVISTA | MAGAZINE Nº 263




Fecha: NOV 2016

Copyright: Tangauta 2016

Textos: Guillermo Chulak

Imágenes: Cortesía Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco