Giovanna Di Vincenzo

Giovanna Di Vincenzo

In Bailarines by Mariano Valbuena

Giovanna “La Tana” Di Vincenzo está bella y exultante: junto a Sergio Martín Almirón, acaba de participar en el ciclo Entre Mujeres organizado por Miguel Angel Zotto. Ahora, repasa en una charla íntima para El Tangauta su carrera y nuevos proyectos, entre los que está NapoliTú, una línea elegante, sofisticada y sensual de ropa para tangueros.

Danza & Diseño

Giovanna baja ahora las escaleras de su casa-estudio para recibirme. Entramos, y comienzo a presenciar su vida que ella misma pondrá en palabras para hacernos entrar en el mundo de los bailarines profesionales.
El camino de Giovanna estuvo guiado por una tenacidad de acero, desde el primer momento: bailarina formada en clasico, contemporaneo, tango, jazz, salsa y flamenco. Se especializa en tango y trabaja en Argentina para compañias como “Tang Odisea” de Mora Godoy y “Tangorama” en Puerto Madero, “Tango Porteño” para la Esquina de Carlos Gardel acompañando al maestro Juan Carlos Copes; en el 2008 trabaja además como asistente de los maestros Osvaldo Zotto y Lorena Ermocida. Hizo un gran laburo de investigación y aprendizaje. Y en este recorrido de ochos, voleos y caminatas rampantes, además terminó la Licenciatura en Actuación en el departamento de artes dramáticas del UNA.
Pero antes de saber cómo forjó su carrera, hablamos del presente.

¿Cómo estuvo la gira?

¡Genial! Vivimos muchos momentos especiales porque nos encontramos con personas muy generosas que, por ejemplo, nos daban las llaves de sus casas, una confianza y generosidad total. Una bondad humana nunca vista. Es muy lindo trabajar así porque hay mucho respeto hacia el artista. Y, además, trabajar con Miguel Angel Zotto siempre te deja muchos aprendizajes porque simplemente es sentarte y escucharlo: él es todo tango. Fui muchos años asistente de su hermano y ahora trabajar con Miguel es como una continuidad. Además fue muy lindo reencontrarnos con muchos amigos del ambiente.

¿Cómo fue tu recorrido hasta que el tango se convirtió en tu carrera?

Me formé como bailarina en Nápoles en el Centro Regionale della danza “Lyceum” di Mara Fusco transitando estilos desde la formación clásica académica al contemporáneo y flamenco. Tenía 18, 19 años y allá esos estudios son muy estrictos y como estaba muy estresada una amiga me propuso salir de vacaciones por Italia. Y así llegamos a un sitio donde también fueron a hacer exhibiciones unos bailarines argentinos de tango. Y al estar así de vacaciones, relajada, pude apreciar qué era esa danza y quedé fascinada. También, tenía un cassette -qué antiguo, (risas)- de Lecciones de Tango, la película que tenía temas muy conocidos, yo desconocía por completo todo ese mundo, pero, lo rebobinaba y rebobinaba, gastaba el cassette. Me tenía enloquecida, había algo de esa música que me llamaba mucho la atención. Luego, fui a estudiar tango en una academia de Nápoles (fui con mi papá porque no tenía pareja) y al año se hizo el primer Napolitano Tango Festival y ahí conocí a muchos bailarines argentinos con los que después me crucé en la vida ya como bailarina profesional. Después, gané una beca en la Rambert School de Londres y estuve alejada un poco porque allá el tango todavía no era tan popular como es ahora. Lo extrañaba mucho, tomaba alguna clase particular, todo hasta que me entero que venía “Tango x 2” y los voy a ver. Después todo el elenco fue a una milonga y ahí encuentro dónde estaba la calidez de la danza en Londres porque el lugar, además, era gerenciado por dos colombianos amantes del género. Era otro mundo. Me siento mucho más cercana a la cultura del tango que la del flamenco, por ejemplo. En el tango encontré algo mío muy ancestral y lo vi desde un principio como una cultura, por algo es Patrimonio de la Humanidad… no por su baile, sino por la cultura que trae.

¿Y cómo se dio tu llegada a Buenos Aires?

Después de la experiencia en Londres, estuve de gira con “Tiempo de Tango” de Myriam Ojeda y al terminar decido venir a Argentina a ver cómo se vivía acá esta pasión porque hasta ese momento todo me llegaba por palabras ajenas, fotos, postales, videos (algunos muy viejos). Primero vine por un mes y medio (bajo sugerencia de mi mamá que me dijo “por qué no vas, te vendría bien ya que estás trabajando de eso”) y así luego pasé una audición para estar en el ballet de Mora Godoy y ahí decido quedarme. Les dije a mis viejos que iba en navidad pero nunca les aclaré de qué año (risas), volví dos años después. Más tarde, entro en Madero Tango en “Tangorama” y luego en “Metro” en la producción de “Tango Porteño” y después acompaño en una milonga al grande de Juan Carlos Copes. En abril 2012 estuve en la calle Corrientes nuevamente al lado de Mora Godoy en el espectáculo “Chantecler Tango” donde me destaco con un personaje excéntrico y en el desarrollo de un trió cómico en el rol de “la borracha”, que tuvo brillantes criticas del público y prensa.

Nuevos modelos del estilo tango


Giovanna “La Tana” Di Vincenzo sabe que bailar es una invitación a soñar algo distinto. Una vez probó, y nunca más dejó el tango. Se fue enamorando cada vez más de este baile, como le pasa a tanta gente de toda edad. Fue un flechazo muy fuerte. No quiso quedarse sola con este entusiasmo y placer, y así abrió una línea de ropa llamada NapoliTú para ocuparse de la comodidad y elegancia al elegir una prenda. Haciendo frente a la velocidad que vivimos, propone un atuendo artesanal hecho con materiales de primera calidad, adaptable al cuerpo y acompañándolo en sus curvas sin obligarlo a ninguna rigidez.

¿Cómo surgió NapoliTú?

Con los años empezás a pensar en, por ejemplo, hacia dónde vas como mujer, entonces hay cosas que tienen más que ver con la vida artística y otras con la vida privada como puede ser formar una familia, etc. Pero ¿qué tal eso en la vida de una bailarina, de alguien que está tan comprometida con el cuerpo?
Y ahí apareció la marca de ropa. Es la marca de diseño en donde actualmente me ocupo de todo donde atiendo más que nada necesidades de bailarinas. Lo pensé, por ejemplo, para resolver eso que pasa en los viajes donde tenes que bancar 15 horas de vuelo y además tenes que llevar mucha ropa para los distintos eventos que afrontás al bailar (tanto para hombres y mujeres) y cómo podes transladar pantalones, vestidos, camisas, blusas, etc., sin que cuando la saques de la valija este toda arrugada y desprolija y que tampoco tengan tanto peso. Directamente que te puedas cambiar, por ejemplo, en el avión y venga el organizador a buscarte y estar divina y ya salir lista y elegante y con la premisa de bailar y estar con mayor comodidad. No verme como que estoy en pijama.
Es el atuendo perfecto para quien viaja y siempre quiere verse bien, o disfruta ir a un ensayo con un estilo diferente o simplemente le gusta vestirse con originalidad y siempre a la moda. NapoliTú es una combinación equilibrada entre imperativos de la moda, necesidades físicas de bailarinas/es y mi gusto personal.
El tanguero es un mercado ávido de cambios. Por eso, también encaré la alta costura que tiene que ver con el vestuario, indumentaria para shows. Y gracias a este emprendimiento, en el proceso de desarrollo fui descubriendo otros mercados y pude abrirme a otros géneros, por ejemplo, ahora estoy haciendo ropa para participantes del Salsa Open 2016 que se hace en Puerto Rico (algo similar a lo que sucede acá con el Mundial de Tango).

Publicado en | Published in

Revista | Magazine Nº 258


Fecha: JUN 2016

Copyright: Tangauta 2016

Textos: Guillermo Chulak

Fotos: Ernesto Carlos Terri – Carla Mazzolini

Cortesía de: Giovanna Di Vincenzo


Leer revistas | Read magazines