Fabian Irusquibelar Tango Porteño

Fabián Irusquibelar

In Bailarines by Mariano Valbuena

Trabajar todas las noches en una casa de tango le da al bailarín una afinación incomparable a la vez que lo forma sobre las distintas épocas del género. Eso vivió Fabián durante años en Tango Porteño y ahora en Taconeando.

Bailar en las casas de tango no es un trabajo menor

Algunos sostienen que hoy el bailarín tiene que ser actor, músico, cantante; un poco de todo. Tiene que saber bailar tango antiguo y contemporáneo. La demanda es completamente distinta de lo que era antes. Los chicos que más trabajan son los más estudiosos y quienes tienen el physique du rôle necesario para destacarse en todos esos aspectos. Fabián nos muestra su postura.

¿Cómo te imaginabas de chiquito?

Nací en Rauch, provincia de Buenos Aires. No vengo de una familia de bailarines, pero de chiquito hacía el paso y zapateo básicos de folclore de manera natural. No sé de dónde lo saqué. Posteriormente en la escuela primaria bailaba siempre en actos… ya desde ahí recuerdo me gustaba mucho actuar.

¿Cuándo aparece en vos el interés por el tango?

Fuí a una academia a aprender, la “Fortinera” de Rauch y bailando folclore me surgió el interés también por estudiar tango, absolutamente desconocido para mí en ése momento. Viajaba desde Rauch a Buenos Aires a tomar clases con un profesor en Olivos. Luego en 1990 ingresé al Ballet Folclórico Nacional donde teníamos como profesor de tango al maestro Carlos Rivarola. Ahí llega el tango a mi vida como bailarín.

¿Cuál es el estilo qué más te identifica?

Tango de escenario, pero cuidado, cuando uno arma una coreografía tiene que mantener elementos del tango de piso, del salón; de lo contrario pierde autenticidad.
El baile evoluciona y los bailarines debemos hacerlo también… Mente abierta.

¿Cómo te resulta ese trabajo en “casas de tango”, es decir shows para turistas?

Trabajé muchísimas veces en diferentes casas de tango y con distintas compañeras. Aprendí muchísimo y compartí el escenario con grandes artistas. El de las casas de tango no es un trabajo menor para el artista. Actualmente con mi compañera Cristina Luizaga estamos los fines de semana en Taconeando y es para mí una nueva experiencia. Como bailarín uno debe alternar entre casas de tango, clases y giras; esto te mantiene siempre en crecimiento y por supuesto cambiando.

¿Cómo fue tu experiencia en “Tango Porteño”?

Formé parte de Tango Porteño en distintas etapas con diferentes compañeras de baile desde 2008. La última etapa 2013/2014 la hicimos juntos con Mayra Galante. Trabajamos mucho, salíamos a bailar seis noches por semana, como se trabaja en un espectáculo así, y lo disfrutamos mucho.

¿Tenés una técnica propia?

A lo largo del tiempo estudié con grandes maestros de la danza y tango y de todos saqué enseñanzas que trato de volcar en mis clases. Por supuesto que también está mi impronta, estilo y lo que aporta cada alumno a nivel técnico. De a poquito uno crea una técnica propia de enseñanza. Siento que no copié de nadie, pero sí que unos nos inspiramos en otros para superarnos.

¿Qué tenés en agenda para este año?

Primero, continuar con el show con Cristina, luego cerrar la gira para sveptiembre de 2016, y además trabajo en un proyecto junto a Cristina y otros artistas de tango en donde aparte de bailar sería mi propio productor.

¿Algún consejo?

Para los bailarines: Lo más importante en un bailarín que quiere ser profesional es la formación. Esto no sólo incluye estudiar tango sino también otras danzas complementarias. Estudiar con diferentes maestros y sobre todas las cosas ensayar mucho… es la única manera de progresar, pensar que siempre se puede un poco más. No hay que detenerse en el tiempo.
Para los lectores: Que no lo duden y se acerquen al tango danza, realmente es un viaje, búsqueda y maravillosa experiencia. La mayoría de las cosas que logré se lo debo a la danza y un altísimo porcentaje al tango.

La marca del Chúcaro

“Bailaba en el Ballet Folclórico Nacional aún y un día probaba un paso nuevo y lo repetía y repetía y pasó el maestro Santiago Ayala El Chúcaro, nuestro director y dijo: ‘Sólo quienes tienen pasión por la danza hacen un camino… los demás son empleados de la danza’. Me marcó para siempre.” -FABIÁN IRUSQUIBELAR-

Argentinísimos

El Chúcaro cajoneando la vidala Sentido estoy (Atahualpa Yupanqui). Luego baila con Norma Viola Vieja danza querida (A.Yupanqui) en la versión de Atahualpa Yupanqui y los Cantores de Quilla Huasi. (Fragmento de la película Argentinísima 2)

Publicado en | Published in

Revista | Magazine Nº 256


Fecha: ABR | APR 2016

Copyright: Tangauta 2016

Textos: Guillermo Chulak

Fotos: Cortesía F. Irusquibelar


Leer la revista | Read the magazine