El Motivo Tango

El Motivo Tango

In Milongas, Tango por Luz by Luz Valbuena


Desde mayo de 2004, las bailarinas Valencia Batiuk, Dina Martínez y Luciana Valle mantienen un espacio para practicar en un clima distendido.


Compártelo | Share it


Motivo de celebración



Once años después de su creación, los lunes El Motivo sigue siendo el punto de encuentro para muchos bailarines y maestros de tango de la nueva generación. Así describen esta década Valencia Batiuk, Dina Martínez y Luciana Valle, sus fundadoras:

¿Cómo surgió El Motivo?

En el verano del 2004 nos reencontramos después de un par de años sin vernos. Valencia estaba llegando al país después de vivir afuera; Luciana había estado enseñando en Estados Unidos; Dina daba clases en los centros culturales de la ciudad y dirigía la compañía del Lola Mora. En esos dos años habíamos dejado de compartir los encuentros para estudiar y practicar que mantuvimos desde 1996 por muchos años, donde no sólo practicábamos lo aprendido en las clases que tomábamos, sino que investigábamos sobre el movimiento, los roles en el baile y todo aquello que después constituyó la base del método de El Motivo. Entre mates surgió la idea y la necesidad de hacer una práctica.

¿Cómo eligieron el lugar?

Las tres añorábamos un espacio desprejuiciado y tempranero para bailar sin parar, como había sido ‘Cochabamba’ (*) para nosotras en nuestros primeros años de baile. Salimos a buscar lugares. Queríamos un club de barrio, informal y bien grande, para tener lugar de sobra para practicar. Y cuando entramos al (Club Villa) Malcolm nos miramos y dijimos ¡es éste!

¿Y el nombre?

El nombre no lo elegimos nosotras. En realidad solíamos reunirnos en la casa de Luciana a trabajar y cuando empezamos a pensar nombres, su pareja de ese momento, nos llamó ‘El Motivo’. Tanto se instaló el nombre que finalmente no hubo lugar para llamarnos de otro modo.

El Motivo Tango
¿Qué actividades se desarrollan en El Motivo?

En El Motivo hemos desarrollado muchas actividades, aunque el eje fueron siempre las clases y la práctica. Durante los primeros años abrimos el abanico: lunes hicimos la práctica con un seminario temático para nivel avanzado; martes, clases regulares para principiantes e intermedios; jueves, conciertos con práctica y sábados, bailes con orquestas en vivo. Pero paralelamente al crecimiento de El Motivo, también iban creciendo nuestras familias así que decidimos no desarrollar tantas actividades nocturnas. Las tres pertenecemos al tango pero nuestros compañeros en la vida, no. Por lo tanto, elegimos mantener en la noche sólo lo que a nosotras más nos movilizaba, la práctica y las clases. Hoy hay clases regulares para todos los niveles: principiantes, intermedios y avanzados; seminarios especiales temáticos y con maestros invitados y en la práctica suele haber DJ invitados y exhibiciones.

¿Qué tipo de público convocan?

La práctica se armó desde el comienzo con gente joven, no fue algo que buscamos pero era el espacio que ese sector de gente estaba necesitando en el momento que surgió. Entonces se dio naturalmente y se mantuvo. No nos olvidemos que El Motivo es la primera práctica que hubo en el Malcolm, donde hoy hay actividad casi todos los días, y una de las pioneras del circuito tanguero de Palermo. Ahora somos los mismos ¡con 11 años más! Pero es gente de nuestra generación y los que vinieron atrás. De todas formas también hay gente más grande que viene y siempre se siente cómoda.

¿Qué encuentra ese público?

Lo primero que encuentran es buena onda, seriedad en la tarea, humor en las formas y entusiasmo. En general la gente se siente muy cómoda. En las clases encuentran claridad, información y data que los ayuda directamente a mejorar su forma de bailar. También contención, atención. No son uno más del millón sino que siempre aparte de las correcciones generales hay correcciones particulares. Hay un muy buen clima de trabajo, en nuestras clases se trabaja y mucho pero siempre con humor. La risa y la posibilidad de reírnos de nosotros mismos es parte fundamental de la clase. Todo el mundo cambia de pareja constantemente porque consideramos que es parte esencial del baile social.

¿Están logrados los objetivos?

El objetivo de la escuela está cumplido. Tener un espacio de enseñanza, donde formamos gente con total libertad que forma parte de la comunidad tanguera y hace siempre su camino personal dentro del tango nos encanta. Hemos formado a muchos bailarines y maestros que hoy viajan por el mundo y siguen sintiéndose parte de esta casa y vuelven para bailar.
Seguir vigentes con la práctica después de 11 años es también un gran objetivo cumplido. Y que se mantenga el espíritu de un lugar de encuentro para desarrollar el tango danza también. Nos gusta saber que El Motivo es un lugar que se caracteriza por su buen clima, buena onda y mucho trabajo.

¿Qué queda pendiente?

Siempre queremos seguir haciendo crecer la escuela. Definitivamente lo que nos une es la enseñanza y estamos convencidas de que podemos extendernos más, ya vamos a tener el tiempo y espacio. Hemos recorrido un largo camino y hay muchos proyectos en gatera también. Hoy tenemos más claro que algunas cosas están buenísimas pero no son las que nos interesan a nosotras y está bueno que las hagan otros. Definirse más y mejor también es parte de crecer.

¿Qué fue lo más difícil en estos años?

Lo más difícil fue sostener, en todo sentido, el entusiasmo, el lugar, la gente, los alumnos, nuestra sociedad. Es fácil crear y desarrollar un proyecto nuevo pero sostenerlo a pesar de los cambios, la competencia, las adversidades, la falta de tiempo, de energía, de apoyo. Eso es difícil. Y ser mujeres al frente de un proyecto en el mundo tanguero de hace once años no fue difícil, pero si un desafío.

¿Y lo más feliz?

Lo más feliz es cuando te das cuenta de que lo que hacés ya no es tuyo sino que te excede y trasciende, que la gente se apropia del espacio, el tiempo, la información que das. Haber formado a muchos que son hoy maestros y bailarines y siguen sintiéndose vinculados. Y también haber conocido mucha gente nueva que aprecia, respeta, disfruta, alienta y acompaña lo que hacemos.

Las clases (8pm)

Lo que caracteriza a las clases es la metodología. Para desarrollarla nos dedicamos mucho a investigar sobre la propia forma de movernos. Si bien las tres bailamos diferente y tenemos formaciones distintas, pudimos crear un método a partir de lo que teníamos en común: muchos años de estudio e investigación. Con mucho debate y práctica generamos un lenguaje propio para enseñar.

El Motivo Tango

Siempre trabajamos con asistentes maestros varones, que en algún momento de su formación estudiaron con nosotras y luego se sumaron al equipo: Facundo Gil Jauregui, Daniel Tuero, El Chino Necchi, Sergio Arias. Desde hace varios años nos acompaña Germán Cuestas (en la foto rodeado por Luciana, Valencia y Dina), que también participa de la práctica y es algo así como la pata masculina de El Motivo.
Lo que nos interesa es tener un discurso coherente que funcione más allá de los estilos o particularidades. Pensamos el tango como un lenguaje y trabajamos básicamente con mecánica, técnica, estructura y dinámica del baile. Nos enfocamos en cómo funcionan los elementos del baile, qué los define, cómo hacerlos bien y las infinitas posibilidades de movimiento que dan esos elementos. Además trabajamos mucho la importancia de cada rol y la conexión fundamental que define a este baile de pareja. Intentamos crear una base firme para que después los alumnos puedan seguir estudiando con la gran variedad de maestros que hay.

La práctica (10pm)

Lo que distingue a la práctica es que siempre se mantuvo como tal. Es decir, no hay cortinas, bailás con amigos, con tu pareja, te juntás a traspirar la camiseta, todavía podés parar y probar cosas. La Práctica de los Lunes no es una milonga, los códigos no son los mismos. Es el paso intermedio entre la clase y la milonga y consideramos que los tres espacios son parte fundamental del tango.

(*) Cochabamba: así se lo llama en el ambiente al Club General Belgrano sito en Cochabamba 444




Publicado en | Published in

Tangauta revista-magazine El Tangauta • Revista | Magazine Nº 245
Copyright: © Tangauta 2015
Textos: Luz Valbuena
Fotos | Photos: El Motivo Tango